Series

‘Game of Thrones 8×01’, el drama llegó a Winterfell | ¡Reseña con memes!

Pasaron casi 600 días para tener al fin un nuevo episodio de la casi-telenovela favorita de todos: Game of Thrones. En un episodio marcado por el drama y las risas, todo fluyó a un ritmo calmado que hizo que muchos se desesperaran ante la falta de caos, muerte y destrucción; lo cual, a opinión personal, estuvo bastante bien. La serie siempre ha estado marcado por un tono más cercano al drama que a la épica.

Pero bueno, las cosas deben disfrutarse y que mejor que con una reseña, un pancito y una taza de café; donde dejó atrás toda la seriedad que caracteriza a las mil y un reseñas para tomarmelo con humor y ponerle unos cuantos memes. Pero ojo, que hay montones de spoilers en este reseña resumen de todo lo acontecido ayer en la telenovela.

El episodio comienza con un HBO Go caído, como ya viene siendo la costumbre. Esto con Netflix no pasaba. Pero bueno, igual todo empieza con un nuevo opening muy chulo y empezamos a tararear el duuun duuuun dun dun dun dun de la cancioncita.

La primera escena es de un niño que hace lo mismo que Bran en el primer episodio: correr por toda Winterfell esperando no caerse porque Danny llegó toda perra empoderada al Norte, acompañada de su ejercito de Dothrakis (muertos de frío) y sus Inmaculados (que al parecer aguantan andar así por la vida) para imponer respeto. Obvio todos los norteños son bien recelosos y nadie la alabo, que era lo que la doña esperaba. Como a mi Danny nadie la trata mal, llegan sus dragones y todo mundo se culea y huye, menos Arya que es todo lo bueno que hay en este mundo y se babea de emoción por ellos.

Si las miradas mataran Danny estaría bien muerta por el desprecio que Sansa le hace. Fue una escena muy de telenovela porque Danny llega con ella siendo bondad y dulzura diciendole lo bonita que es y que hermoso cabello tiene y bla bla bla, pero Sansa no está para hipocresías, la barre bien culei y llega Bran a aguarles la fiesta a todos.

Luego nos pasamos al sur, en concreto a Kings Landing, donde Cersei vive para la maldad como mi Teresa, pues se alegra de que los muertos hayan cruzado el Muro. Después básicamente se la pasa llorando ya que su nuevo ejercito, la Compañía Dorada no trajo a sus elefantes y ella quería montar uno porque obvio papá Tywin nunca la dejó divertirse. En venganza, y obviamente siendo parte de sus planes, ésta acepta tener lo que viene siendo la relación con Euron Greyjoy; quien no sale de su masculinidad frágil y se pone a compararse con el rey gordo y el Matarreyes. Como Cersei no está para estas cosas lo manda sacar y ya de paso también manda a Bronn a asesinar a Jaime y a Tyrion.

De vuelta a Winterfell; Tyrion, Varys y el caballero de las cebollas ven la manera de que el Norte acepte a Danny, quién está muy preocupada por la dieta de sus hijos. Aprovechando, se lleva a Jon a dar un paseo volando a lomo de dragón, hacen su versión del cortejo en Como Entrenar a tu Dragón y llegan a una cascada. Danny le pide a Jon que caliente a su reina y pues dan rienda suelta a sus bajos instintos. Y como cualquier mascota cuando estás en tu cuarto haciendo cosas, los dragones miran como Jon se cena a Danny. Tru story.

Arya saluda al Perro y tiene una escena con mucha tensión sexual con Gendry, le pide que le haga una espada nueva usando puro vidriagón y ahí queda la cosa.

Jorah le presenta a Sam a su Khalessi. Nuestro ilustrado amigo le pide un indulto por robarse pergaminos. Todo es risas y diversión hasta que Sam menciona a su familia y Danny le dice que hizo barbacoa a su papá. Luego Sam dice que al menos ahora que su hermano es el lord ya podrá volver a casa. La cara de Danny es un poema porque pues ajá, el hermano también terminó como barbacoa. En venganza, Sam busca a Jon y le dice que su nombre es Aegon Targaryen y que a ver si Danny renuncia al trono.

A todo esto, todo mundo (Sansa, Arya, Sam, el Norte, tú, tus papás, tu novia y un largo etc) le tira pestes a Danny y reclama que Jon ande de arrastrado por ella, pero como todo vato enamorado solo dice “es que no la conocen”.

Mientras el drama sucede en Winterfell, el Rey de la Noche se divierte desmembrando niños y haciendo su símbolo (fun fact, a estas alturas no sabía que los White Walkers tenían un símbolo, pero al parecer lleva apareciendo toda la serie).

Bran, mientras tanto, sigue siendo súper emo y misterioso, apareciendo cuando menos te lo esperas y haciendo sentir súper incómodo a todo mundo. Al pobre me lo sacan a que agarre sol para ver si mejora su talante y su ánimo, pero como obvio el clima no está para tunas, el muchacho sigue igual de depresivo. Entonces se la pasa sentadito esperando a que llegue su viejo amigo, quien resulta ser Jaime Lannister, quien queda como una estúpida con su recibimiento, recordando que le dio por tirar al niño en el primer episodio por andar de metiche donde no le llaman.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s